PERROS DE ASISTENCIA

Un perro de asistencia es aquel que previamente es entrenado para dar apoyo y mejorar la autonomía personal de personas con discapacidades.Estos perros de ayuda social se entrenan durante 8-10 meses y, más tarde, son sometidos a un periodo de acoplamiento según la problemática de su futuro dueño completando así su formación en aproximadamente un año.

Las razas más habituales entre los perros de asistencia son el labrador retriever y el golden retriever por su carácter afable, dócil y apacible. Estas razas son las más comunes en los programas de perros de asistencia de todo el mundo tanto en perros guía como en perros de servicio y perros de terapia.

Estos animales son, hoy en día, una institución gracias a la imagen de compañeros del hombre que se han labrado. Guiar a personas con discapacidad visual, ayudar a personas con discapacidad física a coger objetos del suelo, tirar de la silla, negociar bordillos, encender luces, abrir puertas, arropar, dar aviso a sus propietarios con discapacidad auditiva, mejorar la interacción social de niños con autismo, son algunas de sus misiones entre las que destaca la de hacer compañía, proporcionar apoyo, y alegrar la vida del dueño.